Generales Escuchar artículo

Se arriesgaron con un negocio nuevo, nadie les vendía, pero un cheque del 10 los alentó a seguir: “Pusimos $700 y nuestras computadoras”

Matías Fiszson y los hermanos Nicolás y Matías Goldman se conocieron...

Matías Fiszson y los hermanos Nicolás y Matías Goldman se conocieron estudiando publicidad. Enseguida los unió algo más que el compañerismo, eran tres jóvenes emprendedores y decidieron poner una agencia de publicidad en la zona del Abasto, “recuerdo que en ese momento pusimos $700 cada uno y nuestras computadoras”, cuenta Matías Fiszson. Alquilaron un ph y de a poco lo pintaron, lo remodelaron y decoraron. Así comenzaron su agencia y empezaron a trabajar con diferentes marcas.

“Nosotros iniciamos la categoría iluminación en internet”

Era el año 2006 y la venta por internet recién comenzaba y no eran muchos lo que confiaban en este nuevo mundo que hoy nos resulta tan habitual. “Hacía muy poquito que estaba Mercado Libre y nosotros visualizábamos de que era por ahí, entonces decidimos empezar nuestra propia marca”, recuerda Matías de aquel comienzo de los tres emprendedores innatos que buscaron el nicho al que podían entrar.

“Fuimos los primeros en vender iluminación decorativa en internet y en Mercado Libre, toda la energía creativa que teníamos para poner la agencia y estudiar el tema se la pusimos a nuestra marca cuando nadie en Argentina trabajaba con esa impronta de hacer una marca de iluminación”, explica Matías. Es que en esa época solo existían las grandes marcas y los chicos se aventuraron al hacer un sitio web que era similar al de Apple.

Pasaron a ser los primeros en vender iluminación online en nuestro país y el éxito no tardó en llegar: al poco tiempo había fila de gente en la calle que, al juzgar por la web, creían que eran una multinacional. “Nosotros habíamos de alguna manera agarrado la esencia de lo que era Mac e hicimos un sitio similar pero con nuestra impronta y se nos llenó el ph, fue tanta la magnitud que teníamos quejas de los vecinos”, cuenta Matías aun asombrado de aquella época.

“Una vecina se peleo con un cliente y vino la policía”

Un sábado una vecina enojada se peleó con un cliente, tuvo que intervenir la policía y ese día los chicos cerraron el ph, se subieron al auto y salieron en la búsqueda de un nuevo sitio para su showroom. Por la zona de Palermo y en la calle Jufre al 100 vieron un local en un primer piso con un cartel de alquiler. Preguntaron en la parrilla que estaba debajo y supieron que esa misma mañana se había colocado el cartel: “Es acá”, dijeron los tres.

Ese mismo día llamaron a la inmobiliaria, alquilaron el local y con el pasar de los años fueron tomando posesión de los tres pisos para armar el mega local que tienen hoy. “Hicimos transparente el negocio porque antes te cobraban dependiendo de qué auto paraba en la puerta o que llave ponías en la mesa, nosotros fuimos los primeros en visualizar de alguna manera el precio de las luces en internet”, afirma Matías. Pero claro, esto no les salió gratis: nadie en el segmento los quería, todos querían que se fueran del negocio y la competencia les decía que por internet no se vendían luces.

“Las fábricas a las que les comprábamos nos hicieron tapar con un vinilo toda la esquina como que no éramos un local. Eso nos pasó durante tres años que nadie nos vendía iluminación porque nosotros vendíamos por internet. Entonces le comprábamos a un solo proveedor y fuimos el numero uno de ese proveedor”, cuenta Matías que así y todo no se rindieron, ellos mantenían la confianza en su negocio.

El salto lo dieron el día que les hicieron una nota para la revista Pyme y los empezaron a llamar todos, de repente los tres chicos de veintipico de años, que se arriesgaron con una idea innovadora, se convirtieron en referentes y ahora eran ellos tres los que elegían con quien trabajar, a quien le vendían.

Un cheque impensado

En el 2018 dieron un giro a la marca al contratar diseñadores industriales, decoradores de interiores y gente de marketing para trabajar en su catálogo propio: “alquilamos un deposito en el Abasto donde ensamblamos, electrificamos y diseñamos con nuestro equipo. Un 95% de nuestro catálogo es diseño propio y fabricado en Argentina. Cuando llegó la pandemia éramos los únicos que ya teníamos un negocio 100% online y eso nos subió un nivel”, reconoce Matías. Siempre a la vanguardia los chicos armaron en el tercer piso su propia productora con luces y cámaras para generar contenido en redes sociales.

Ganaron el premio Mercurio que es el premio máximo de la Asociación Argentina de Marketing, muchos de sus productos tienen el sello del Buen Diseño otorgado por el Ministerio de Producción. Hace poco fabricaron un ventilador de techo con el 40% de materiales biodegradables, “siempre apuntamos al cuidado del medio ambiente y a la belleza del producto equilibrando el diseño con todo lo que se puede hacer”, dice Matías que han trabajado en conjunto con distintas ONG´s que son recolectoras de plásticos y materiales descartables.

Los chicos trabajan con muchos arquitectos y diseñadores de interiores. Recuerdan que una vez una diseñadora les dijo que tenía un cliente muy importante que quería iluminar toda la casa y estaba entusiasmado con la marca de ellos, tenía un cheque para pagar pero los chicos no aceptaban ese método de pago. La diseñadora les insistió, les dijo que confiaran, que era un cliente que no iban a querer perder y los convenció. “Cuando sacó el cheque lo vimos y era super reconocible la firma, era de Diego Maradona. Todos nos miramos y no lo podíamos creer”, recuerda Matías. En esa época necesitaban aquel pago como inversión, pero por otro lado no sabían si quedarse con el cheque y encuadrarlo para recibir toda la energía positiva y deportiva de Maradona en su local. ¿Qué decidieron? Cobraron el cheque para seguir hacia adelante.

La expansión por el país y por América Latina

Ya pasaron 18 años desde que comenzaron con BuenaLuz.com, hoy hacen rondas de inversiones y abrieron un local en Chile, en pocas semanas en México y más adelante Brasil. “Se empezaron a despertar algunos escenarios con inversionistas importantes para llevar la marca a otro nivel que es nuestro deseo, somos la startup de iluminación y productos del hogar más importante de Argentina”, asegura Matías, y agrega que también comenzaron con un modelo de negocio llamado “Socios” con el que aspiran a abrir nuevos puntos de venta en CABA y en el interior del país en un nuevo concepto de franquicia donde ellos trabajan con sus socios franquiciados en un 50% para potenciar el negocio.

“Es muy importante para nosotros potenciar la marca en nuestro país, donde hay crisis hemos surfeado y pasado todas las etapas, así que sin miedo sabemos que tenemos que avanzar, que tenemos un negocio muy rentable para nosotros y nuestros potenciales socios”, asegura Matías.

“Nadie confiaba en nosotros. Nuestro punto de vista es objetivo, optimista y creativo para seguir desarrollando nuevos negocios que tengan que ver con la iluminación y la tecnología para llevar al hogar buena luz, buena vida. Creemos que la luz y la iluminación cambian radicalmente la vida de las personas. Siempre creímos que íbamos a ser una gran empresa, y ahora después de 18 años creemos que no estamos equivocados y seguimos apuntando a eso”, concluye, con orgullo, Matías.

Fuente: https://www.lanacion.com.ar/lifestyle/se-arriesgaron-con-un-negocio-nuevo-nadie-les-vendia-pero-un-cheque-del-10-los-alento-a-seguir-nid03042024/

Comentarios
Volver arriba