97.1

RADIO UNO SANTA ELENA.

Conflicto docente: el paro, los descuentos y la negociación.

Compartir

Después de la huelga del viernes -en la que confluyeron los cuatro sindicatos del sector-, los docentes se volverán a sentar a una mesa de negociación este martes, en el salón de actos del Consejo General de Educación (CGE). Los maestros apuran por una nueva oferta salarial que ponga al ingreso por encima de la inflación: la última propuesta, presentada el jueves 1°, un 20% en dos tramos, entre agosto y septiembre, fue rechazada.

Esa oferta llevaría el sueldo del cargo testigo, el maestro de grado sin antigüedad, de los $70.310 de julio a $75.387 en agosto, y a $83.458 en septiembre. Pero en julio, última medición del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), el costo de la canasta básica de alimentos, que mide la línea de pobreza, se ubicó en $111.298, mientras la canasta que mide la línea de indigencia alcanzó los $49.466.

En tanto, el índice de inflación en julio, de acuerdo a la medición del Indec, fue de 7,4%, y en los primeros siete meses del año acumula 46,2%. Las consultoras privadas pronostican que la inflación de agosto estará cerca del 7%, y proyectan un acumulado en los últimos doce meses del 76%.

«Con un índice de inflación que licúa diariamente nuestro salario, se hace imperiosa una urgente respuesta salarial. El Gobierno provincial debe presentar una propuesta salarial que dé cuenta de la situación económica si de verdad quiere, por un lado, que las y los trabajadores no perdamos frente a la inflación (tal como lo señalara el Gobierno, que nuestros salarios deberían estar por encima de la inflación) y, además, que el conflicto no se profundice», planteó el Frente Sindical al convocar al paro del viernes en el que confluyeron la Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos (Agmer), la Asociación del Magisterio de Enseñanza  Técnica (Amet), la Unión Docentes Argentinos (UDA) y el Sindicato Argentino de Docentes Particulares (Sadop).

Frente a la huelga, el Gobierno respondió con sus dos caballitos de batalla: dijo que durante la huelga del viernes se registró un 60% de presentismo en las escuelas -un dato relativo, porque no hay forma de relevar a todas las escuelas, muchas sin teléfono, y menos aún sin conexión a Internet- y además deslizó que aplicaría descuentos por los días no trabajados, un anuncio que una fuente del CGE relativizó en función de la marcha de la negociación salarial con los docentes.

Los descuentos por días de paro que aplica el Gobierno se apoyan en una serie de directivas.

La principal, la directiva Nº 30, emitida en 2007 por el exgobernador Jorge Busti, que dispuso que los servicios administrativos contable sólo abonen los días efectivamente trabajados por los agentes del Estado.

Esa circular, la N° 30, impuso la determinación de “hacer cumplir el principio que se debe remunerar por prestaciones laborales efectivamente realizadas” por parte de los agentes del Estado.

El viernes 22 de agosto de 2008, la administración del exgobernador Sergio Urribarri reflotó la vigencia de aquella circular, a través del decreto N° 4.940, que estableció que el Ejecutivo podía tomarse hasta diez días para abonar los salarios a los activos, y hasta 20 días para los pasivos.

El artículo 4° de ese decreto “ratificó” la vigencia de la circular N° 30 dictada por Busti.

A esa disposición, le siguió el dictado de la resolución Nº 2.565, emitida por el Consejo de Educación en 2008, que creó el manual de funciones de los rectores y directivos de escuela, y les impuso como obligación, entre sus funciones, la de informar sobre ausencias por adhesión a las huelgas de parte de los docentes.

Luego, el 4 de agosto de 2016, aquella normativa se amplió con la publicación de la resolución Nº 2.566, también del CGE, que amplió el trabajo del personal directivo de las escuelas e incorporó un apartado en el que se incluyó entre “las funciones y responsabilidades del personal directivo”, la tarea de “realizar el control y carga de las asistencias del personal del establecimiento mediante el Sistema de Administración de Gestión Educativa (Sage)”.

La aplicación de los descuentos depende de que cada directivo informe qué docentes asisten y cuáles se adhieren a las medidas de fuerza. Ello no siempre ocurre. Y por eso los descuentos, de aplicarse, no siempre responden a la realidad.

Pero ahora la aplicación de los descuentos por el paro del viernes 9 no es una decisión tomada. «La resolución vigente dice que se pagan los días trabajados, pero entiendo que no va a pasar mucho», acepta una fuente de Educación. «Con una paritaria prevista para el martes, fue inentendible el paro del viernes. Aunque tengo la sensación de que va a haber arreglo», agregó la fuente consultada por Entre Ríos Ahora.

La reunión del martes definirá el futuro del conflicto docente y planteará un escenario que podrá despejar dudas respecto de un eventual acuerdo.

Foto: La Lucha en la Calle

De la Redacción de Entre Ríos Ahora

About Post Author

Compartir