97.1

RADIO UNO SANTA ELENA.

La salud odontológica, en crisis. Pacientes con obra social van al hospital. “Es preocupante”, admiten desde el Estado.

Compartir

Si es cierto que la realidad es la única verdad, habrá que empezar por sacar a luz que, hoy por hoy, la enorme mayoría de los entrerrianos ha quedado desprotegida en su salud bucal.

Quien no ha necesitado del odontólogo, quizá no se haya enterado. Pero, cuando surja ese insoportable dolor de muela, o asome esa caries molesta, tendrá que lidiar con una situación ingrata. Le dirán que su obra social ya no tiene convenio con los dentistas y que tiene dos opciones: o paga en efectivo, de su bolsillo, o pide un turno en un hospital público.

En la raíz de este escenario de retroceso hay un conflicto que tiene como principal protagonista al Colegio de Odontólogos de Entre Ríos, del que dependen todos los profesionales que pretendan contar con la habilitación para trabajar en la provincia. Un segundo actor, enfrentado al primero, es el Círculo de Odontólogos de Paraná. El tercero, que dice no poder obligar a los dos anteriores, es el Estado provincial. El cuarto es la Justicia, en cuyas manos está dirimir la puja. Y el quinto, y el más débil sin dudas, cada ciudadano necesitado de atención.

A esa enumeración, se suman aristas filosas. Por caso, el recurso a las extracciones, porque, por lo general, es una práctica más barata, en vez de seguir el camino ideal y posible pero más caro para salvar esa muela o ese diente. O la dificultad del Estado para proveerse de los insumos en tiempos de inflación y dificultades con las importaciones. Y, por último, un asunto especialmente ríspido: profesionales que incumplen con las tres horas que les pagan para la atención hospitalaria.

Muchos recurren a los hospitales y otros quedan sin tratamiento

“Es preocupante lo que está pasando”, admitió el doctor Guillermo Brugo, Director de Odontología de Entre Ríos, respecto de la falta de cobertura de obra social para la inmensa mayoría. En diálogo con el programa Despertá con Nosotros, por Oíd Mortales Radio y Radio 12, Brugo intentó resumir el complejo escenario: “El conflicto está judicializado. Ha habido fallos en favor del Colegio de Odontólogos, el que a través de una Resolución de su Consejo Directivo asumió la potestad de regular los aranceles, estableciendo valores mínimos obligatorios. Esos aranceles deben ser exigidos a las obras sociales. Pero no ha prosperado. Ya lleva más de un año y no ha prosperado. Casi la totalidad de las obras sociales no aceptaron esos valores. Vemos que la situación es cada vez peor para los pacientes. Los servicios públicos se han visto resentidos enormemente por esta razón”, explicó Brugo.

– ¿Por qué impactó en los servicios públicos? ¿Son muchos los afiliados a obras sociales que ya no pueden atenderse en consultorios privados y terminan demandando la atención al Estado?

– En un porcentaje muy grande están terminando en el hospital y otra parte está sin tratamiento.

– Esto último es más grave aún…

– Exactamente.

– ¿Hay alguna obra social que haya aceptado pagar esos valores mínimos obligatorios?

– Son muy pocas. La prepaga que está trabajando es la de la entidad gremial, el Círculo Odontológico de Paraná, que está en conflicto con el Colegio de Odontólogos. Se llama SOS. Puede que haya alguna más.

– ¿Esa prepaga funciona sólo en Paraná o también en el resto de la provincia?

– Sólo en Paraná.

La división entre los odontólogos

– ¿A la matrícula la maneja exclusivamente el Colegio de Odontólogos y si no obedecen esos aranceles mínimos, los profesionales corren el riesgo de perder la habilitación para ejercer en la provincia?

– Es así.

– ¿La totalidad de los odontólogos está en sintonía con lo resuelto por el Colegio? ¿O hay quienes se han sentido presionados por esta imposición de los valores mínimos y que desearían poder acordar libremente con pacientes y obras sociales?

– Hay una división entre colegas que están a favor y otros que están en contra.

Extracciones, la salida fácil

– ¿Puede ser una consecuencia indirecta de este conflicto que se recurra más a las extracciones, porque es un servicio más barato que los tratamientos para salvar la dentadura y repararla?

– Sí, la extracción en algunos casos es lo más económico y en el Estado ha resultado lo más fácil. Por eso nosotros venimos bregando hace un montón de tiempo para que se brinde otro tipo de tratamiento, más preventivo. Cuesta. Es difícil porque en principio parece un esfuerzo mucho mayor, un gasto mayor, pero hay que medir los beneficios que va a traer al paciente antes que los costos.

– ¿Hay recursos presupuestarios suficientes en el Estado para abastecer a los consultorios públicos de odontología, de manera tal que puedan hacer frente al incremento de la demanda que hoy están observando?

– Hay presupuesto. En estos momentos está complicado por la situación de la importación de insumos. Estamos teniendo problemas con las licitaciones porque son procesos que comienzan en febrero o marzo y las compras se demoran. No es un trámite rápido, veloz. Quien cotizó dos o tres meses atrás lo hizo con un valor de dólar muy diferente al actual.

Cuánto paga el Estado a los odontólogos que van a los hospitales

– ¿Cuánto paga el Estado al odontólogo que va a trabajar al hospital? ¿Cumple con ese arancel mínimo impuesto por el Colegio de Odontólogos de Entre Ríos?

– Ese es un punto crítico. Medido el desempeño y el tiempo de trabajo, creo que hoy por hoy no está mal remunerado.

– ¿Le pagan por cada consulta y servicio o por un horario fijo a cumplir?

– Se le paga por un tiempo. Venimos luchando con ese tiempo que presta el profesional en el Estado, con el cumplimiento de esa carga horaria.

– ¿Cuánto cobra un odontólogo por ir al hospital?

– Mínimo, de bolsillo, está percibiendo entre 60 y 70 mil pesos.

– ¿Por ir cuánto tiempo?

– Deberían ir tres horas por día de lunes a viernes, y a veces te encontrás con que no se cumple con esa carga horaria. Estamos todo el tiempo luchando con eso.

– ¿Cobran por tres horas pero no trabajan tres horas?

– Exactamente. La remuneración no está en desacuerdo con lo que el odontólogo en este momento brinda al Estado. Es una deuda grande conseguir que se recupere de alguna manera ese amor propio, el cumplimiento del horario como corresponde. Pero está complicado, acá y también en otras provincias.

El mensaje para los pacientes

– ¿Qué le dirías al paciente con obra social que necesita ir al odontólogo y se encuentra con que ya no tiene cobertura alguna?

– El mensaje mejor es que concurra, aunque no esté acostumbrado, a un servicio público para que lo atiendan, si no tiene el dinero suficiente para cubrir por su cuenta la atención en consultorio privado. Pero nunca postergar tratamiento.

El rol del Estado ante el conflicto

– ¿No ven cercana una solución a este conflicto? Hay gente que ha llegado al extremo de irse a atender a otra provincia.

– Por el momento no se avizora una solución, una recomposición.

– ¿El Estado tiene potestad para imponer a las partes en conflicto una solución?

– No, no, ninguna. Hemos intentado, pero sabemos que no, que no podemos. Nos hemos reunido con las partes, con la obra social más grande que es el IOSPER.

– ¿IOSPER da alguna respuesta a sus afiliados en cuanto a la atención odontológica?

– En estos momentos no tienen convenio. Ningún tipo de convenio.

– ¿Hay reintegros?

– Por ahí los pacientes no lo piden. En mi experiencia personal, el paciente no te pide la ficha para ir y hacer el reintegro. Pero volviendo al IOSPER, cuando me junté con ellos para ver qué esfuerzo podía hacer la obra social, me dijeron que habían hecho todos los esfuerzos y que no se podía ofrecer más, no se podía ofrecer lo que no se tenía.

– Tal vez algunos puedan suponer que la falta de cobertura odontológica no es un problema serio de salud pública. Pero el cuidado de la salud repercute en el resto del organismo, ¿no?

– Es un problema serio.

– ¿De la boca depende por ejemplo la nutrición, que es clave, y también otros aspectos como la autoestima?

– Es así. Estás diciendo lo que yo debería haberte dicho. Y por ahí no se le da la importancia, la relevancia desde todos los ámbitos.

– ¿La máxima autoridad del Ministerio de Salud de Entre Ríos e incluso el gobernador, en algún momento se han puesto en contacto para explorar formas de solución, llamar tal vez a las partes y ejercer alguna mediación política?

– Sí, y están todos muy preocupados.

Fuente: El Entre Ríos y Oíd Mortales Radio

About Post Author

Compartir