97.1

RADIO UNO SANTA ELENA.

Cómo serán las sanciones de Boca a Benedetto y a Zambrano.

Compartir

Es un hecho que ambos tendrán un castigo por las piñas. En estas horas se define de cuántos partidos es la pena.

Dicen que el que avisa no traiciona. Y eso hizo Juan Román Riquelme. Avisó. Después del partido contra Racing y de la pelea con piñas entre Darío Benedetto y Carlos Zambranoel vicepresidente de Boca se hizo presente en el hotel Intercontinental donde concentra el plantel y, además de dejarles en claro a los dos que fue un papelón lo que hicieron, les avisó que se iba a reunir con el resto del Consejo de Fútbol para tomar una determinación por lo que había pasado. Y así parece que será nomás: es un hecho que ambos tendrán un castigo por la trifulca.

La evaluación del Consejo

Después de la charla de Riquelme con el plantel, que terminó a las 4 de la mañana de este lunes, no sólo siguieron las evaluaciones e intercambios de opiniones entre el Consejo, también continuaron con la dirigencia. ¿A qué se llegó? A que tiene que haber una sanción, en principio, deportiva.

¿Y cuál sería la primera sanción futbolística? Ni Benedetto ni Zambrano formarían parte de los concentrados para el partido de este miércoles desde las 21.30 ante el Rosario Central de Carlos Tevez en la Bombonera. Sanción deportiva: apartados del plantel, al menos, durante un partido.

Y si el castigo es en principio sólo deportivo es porque todavía no se descarta que también haya una pena económica. Incluso, el Consejo hasta podría hacer diferencias en el grado de sanción por la responsabilidad de uno y otro (Benedetto, para el CdF, más culpable que el peruano).

Tampoco sería algo menor que no puedan jugar, ojo. Por lo menos para Hugo Ibarra, que no podría contar con ellos en un partido en el que Boca necesita empezar a ganar para intentar dar pelea arriba en la tabla. Es decir, el DT no tendrá a disposición a dos fijas en un momento donde no sobran las propuestas: en la defensa Marcos Rojo aún no se recuperó y en el ataque ni Luis Vázquez ni Nicolás Orsini están finos (Pipa tampoco, pero es el titular).​

La sanción, por lo visto, tiene un tinte estrictamente institucional. La decisión no recae únicamente en el Consejo de Fútbol de Riquelme ni tampoco en el cuerpo técnico de Ibarra. Al contrario. La pelea del 9 y del Kaiser, con trompadas incluidas, superó un límite que llegó hasta la dirigencia que conduce Jorge Amor Ameal.

Con este panorama, la práctica de Boca de este martes por la tarde en Casa Amarilla en la previa al partido contra el Canalla, toma otra trascendencia: allí seguramente les comuniquen a Benedetto y a Zambrano de qué van las sanciones, y si van más allá de solamente un partido…

Fuente: Deportivo Olé.

About Post Author

Compartir