Inicio » Cresto habló sobre el salario básico universal, los planes sociales, el desdoblamiento de las elecciones y su candidatura.
Compartir

Apenas media hora antes de que la Ministra Silvina Batakis anunciara las nuevas medidas económicas, Enrique Cresto, presidente del ENOHSA, concedió una entrevista en la que, de manera indirecta, admitió que quiere ser candidato a gobernador del justicialismo entrerriano en las elecciones de 2023.

El intendente de Concordia en uso de licencia habló con el programa Despertá con Nosotros, por Oíd Mortales Radio, en la misma mañana en que, junto al jefe de gabinete, Juan Manzur, encabezó el acto de firma de convenios de obras para 34 ciudades argentinas, siete de ellas de Entre Ríos. En el diálogo no esquivó asuntos espinosos, como el impacto de la inflación en el pago a las empresas constructoras, el salario básico universal que demandan sectores ligados el kirchnerismo, el futuro de los planes sociales y un eventual desdoblamiento de las elecciones en la provincia.

Cresto consideró que “el acuerdo que tuvo que suscribir el gobierno nacional con el FMI hizo que se produzca en la Argentina todo, desde la falta de gasoil hasta la paralización de pagos en algunas obras”. Pero enseguida aclaró que, aún así, el pacto con el organismo fue “un mal necesario”.

“Lo más importante de todo son los hechos”, reflexionó, cuando se lo consultó sobre la crisis política y económica. Enseguida, se esperanzó: “Si logramos controlar la inflación, equilibrar nuestra balanza comercial, ir mejorando el tema energético, después, todas las discusiones internas dentro de un frente pasan a un lugar secundario”.

Sobre el salario básico universal, Cresto evitó pronunciarse en contra, pero puso condiciones. “Antes de llegar al salario universal creo que tenemos que solucionar muchísimos otros temas”, disparó. Sugirió que el camino a seguir es el mismo que implementó siendo intendente de Concordia: “Hicimos una ordenanza según la cual los beneficiarios de planes sociales no podían ser planta del Estado municipal pero sí generar convenios y trabajar en funciones que tiene el municipio, como barrido y limpieza de la ciudad, vivero, y otros lugares donde trabajan y no dependen de una organización social. El ente ejecutor era el municipio de Concordia. Si logramos eso en toda la Argentina, que los millones de planes dependan de los entes ejecutores, los municipios y las provincias, se produce una solución importante, un primer paso antes de realmente llegar al salario universal”.

Enrique Cresto dijo estar de acuerdo con el desdoblamiento de las elecciones “si están dadas las condiciones. Es decir, hay que ver cómo llegamos nosotros a Diciembre. Cuando digo cómo llegamos no lo digo como partido sino el gobierno, ante la opinión pública, como para tomar una decisión para que Entre Ríos adelante las elecciones”.

Por último, adelantó que esta semana representará a la Argentina en las Naciones Unidas, donde expondrá sobre los avances del país para arrimarse al cumplimiento de las metas para el año 2030 en lo referente a agua potable y cloacas.

El ida y vuelta de preguntas y respuestas

– ¿Hay reclamos de las constructoras que ejecutan las obras del ENOHSA para que haya una actualización de costos por la escalada inflacionaria?

– La mayoría de las obras nuestras, como son a largo plazo, llevan redeterminación. El salto se produce cada vez que hay una inflación acumulada del 5%. Lo que antes tardaba dos o tres meses en redeterminarse, ahora prácticamente, y hasta que tengamos mayor control de la inflación, hay una redeterminación todos los meses.

– ¿No hubo reprogramación de pagos?

– A partir del 15 de mayo, Guzmán se sentó sobre la caja nacional, para poder cumplir con el FMI. El acuerdo con el Fondo incluye auditorías trimestrales y semestrales. Cumplir con el acuerdo que tuvo que suscribir el gobierno nacional hizo que se produzca en la Argentina todo, desde la falta de gasoil a la paralización de pagos en algunas obras, que se están regularizando esta semana después de haber cumplido con los parámetros marcados para el primer semestre. Se debería regularizar a partir de esta semana e implementar la segmentación de tarifas, todo lo que se venía proyectando.

– ¿Insinúas un cuestionamiento a que se haya firmado el acuerdo con el FMI, que justamente es uno de los motivos de tensión hacia adentro de la coalición de gobierno?

– El acuerdo era un mal necesario. Por supuesto que produce un mal porque hay que cumplir con ciertas normas y empezar a pagar una deuda que no contamos con las inversiones. Esos 50.000 millones no se ven en inversiones y bueno hay que pagar algo que se usó más que nada para las especulaciones y para problemas financieros de ese momento.

Hasta el acuerdo, estuvimos aislados del mundo y tuvimos que afrontar todo lo que fue la pandemia, la inversión por la pandemia, emitiendo pesos, billones, para afrontar la ATP, la IFE, y bueno, eso genera un descalabro en la economía argentina. La lucha de todos los países del mundo es lograr la soberanía y la independencia económica. Nadie quiere depender del FMI, aunque, por supuesto, al acuerdo había que hacerlo.

– ¿Crees que el Frente de Todos ha entrado en una tregua, encontró una manera más pacífica de zanjar sus diferencias?

– Lo más importante de todo son los hechos. Si logramos controlar la inflación, equilibrar nuestra balanza comercial, ir mejorando el tema energético, después todas las discusiones internas dentro de un frente pasan a un lugar secundario. Lo que se está buscando en la Argentina desde que asumió el Frente de Todos es revertir un modelo que causaba mucha exclusión. Hoy si analizamos las políticas públicas que realiza el gobierno nacional son inclusivas, para incluir a todos los argentinos.

– ¿Estás de acuerdo con el salario básico universal?

– Estoy de acuerdo si hay una prestación. Antes de llegar al salario universal creo que tenemos que solucionar muchísimos otros temas. Lo digo yo, que tengo una formación peronista. Cuando gobernaba Juan Domingo Perón no existía el salario básico universal, no había desocupación en la Argentina ni tampoco existían las organizaciones sociales. El Estado tenía un rol y se hacía cargo absolutamente de todo y garantizaba, más que el salario universal, que ningún argentino cobre por debajo lo que es hoy la canasta básica, aunque no existía esa medición en ese momento. Perón garantizaba a través de la recaudación del Estado vía el IAPI compensar a todos los trabajadores que cobraban por debajo de la canasta básica. Entonces, no había ningún trabajador que cobre por debajo de lo que necesita para no ser pobre.

El primer desafío que tenemos en Argentina es ir convirtiendo los planes sociales, como hicimos cuando estuvimos en Concordia, en mi primera intendencia. Por ordenanza, no solamente pedíamos para ingresar al municipio secundario completo e ingresar por concurso, sino que, a la vez, para generar trabajo, hicimos una ordenanza según la cual los planes sociales no podían ser planta del Estado municipal pero sí generar convenios y trabajar en funciones que tiene el municipio, como barrido y limpieza de la ciudad, vivero, y otros lugares donde trabajan los beneficiarios de planes sociales y no dependen de una organización social. El ente ejecutor es el municipio de Concordia. Si logramos eso en toda la Argentina, que los millones de planes dependan de los entes ejecutores, los municipios y las provincias, se produce una solución importante, un primer paso antes de realmente llegar al salario universal.

– ¿Estás de acuerdo con desdoblar las elecciones en Entre Ríos? ¿Vas a ser o no candidato a gobernador?

– Para adelantar las elecciones hay una fecha límite que es el mes de diciembre. Yo creo que amerita analizar eso cuando llegue esa fecha. ¿Qué beneficio tiene para los entrerrianos adelantar las elecciones provinciales? Que se discute exclusivamente un proyecto de provincia. Ahí los candidatos -y ahí ya te estoy contestando las segunda pregunta- discutiremos qué provincia queremos, la política de nuestros ríos, nuestros puertos, la política hídrica.

– Así que estás de acuerdo con el desdoblamiento y serás precandidato…

– Estoy de acuerdo con el desdoblamiento si están dadas las condiciones. Es decir, hay que ver cómo llegamos nosotros a Diciembre. Cuando digo cómo llegamos no lo digo como partido sino el gobierno, ante la opinión pública, como para tomar una decisión para que Entre Ríos adelante las elecciones…

– No parece ideal en lo institucional que la provincia no tenga una regla clara y permanente que defina su calendario electoral. ¿No sería lo mejor que, por caso, si se opta por desdoblar, que se lo haga siempre, o, caso contrario, si se unifica, que sea regla de ahí en más?

– Las dos veces que Entre Ríos, desde el 83 a la fecha, adelantó las elecciones, en 2007 y 2019, el peronismo ganó en la provincia y a nivel nacional, en aquel momento con Cristina y ahora con Alberto. La vez que no adelantó las elecciones, en 2015, perdimos las nacionales y se ganó la provincia.

O sea, el análisis es que Entre Ríos es una provincia que depende muchísimo del gobierno nacional, mucho más que San Luis, o Santiago del Estero, o Formosa. Entre Ríos se desarrolla si el país se desarrolla. ¿Qué quiero decir con esto? Podemos prepararnos nosotros para gobernar la provincia toda la vida y si nos toca un contexto nacional como fue el De la Rúa o Macri, se hace muy difícil gobernar Entre Ríos. Yo lo viví, los cuatro años con Gustavo Bordet gobernador y yo intendente y la provincia prácticamente la función que cumplía era lograr pagar los sueldos, que no los podía pagar en término, y poner fondos en desarrollo social para mitigar el impacto de las políticas neoliberales en Entre Ríos. En cambio, la provincia de Bordet con Alberto Fernández es de 500 obras a lo largo y a lo ancho, que ordenó sus números internos y está pudiendo dar respuestas.

– Volvamos a la pregunta: ¿Debe ser una norma constante la fecha de las elecciones, si van separadas o no de Nación, o se deja sujeta a la evaluación de cada escenario?

– Primero, que si la ley te lo permite y la provincia tiene esa autonomía, yo creo que…

– O sea que en tu opinión debe seguir como hasta ahora, susceptible de cambiar en función de cada escenario. ¿Estás por partir al exterior? Vas a la ONU. ¿Con qué propósito?

– La Argentina, en el año 2015, suscribió con Naciones Unidas los objetivos sostenibles, que eran los objetivos del milenio que se reconfiguraron. En el objetivo 6 Argentina se compromete a llegar al año 2030 con el ciento por ciento de agua potable y 80 por ciento de cloacas, cifra estamos bastante alejados todavía. En agua estamos arriba del 80 y en cloacas no llegamos al 60%, pero vamos camino a cumplir con esos porcentajes, o por lo menos es uno de los principios a los que más nos vamos a acercar. Lo que se hizo en dos años en el ENOHSA, no solamente se pasó de 11 obras a 1500 obras, sino que se han incorporado a la red de agua más de un millón quinientos mil argentinos y más de un millón doscientos mil a la red de cloacas y se empezó a trabajar en el programa de erradicación de letrinas. El país expone una ver por año y lleva a los responsables que han cumplido.

– Así que vas a estar exponiendo sobre eso. ¿Algún otro tema en la agenda del viaje?

– Y por supuesto que de ahí nos vamos al BID, porque estamos trabajando no solamente en los proyectos del país, la provincia y Concordia, donde estamos haciendo el aeropuerto, la planta de tratamiento, la planta de agua y el relleno del Campo del Abasto, sino que estamos financiando todas las plantas de tratamiento que se van a hacer en la costa del Uruguay, y estamos trabajando para sanear la costa del Paraná con el programa PAIS III, que es una inversión de 340 millones de dólares. Por eso vamos a estar reunidos en el BID trabajando este tema.

Fuente: El Entre Ríos – Oíd Mortales Radio

Compartir