Inicio » Cómo piensa la nueva ministra de Economía. Coincidencias con Cristina Kirchner.
Compartir

“Si volvimos para ser mejores, no podemos dejar sin fondos a la provincia de Buenos Aires”. Esa definición, que Silvina Batakis transmitió alguna vez en la intimidad, surge de su historia personal.

La nueva ministra de Economía sabe, como nadie, lo que significa el retaceo de fondos de la Nación para administrar el distrito más grande del país. Ella lo sufrió en carne propia cuando lideraba la cartera económica en el gabinete bonaerense de Daniel Scioli. Cristina Kirchner era presidenta y Axel Kicillof, el ministro de Economía. En 2012 estuvo a punto de no poder pagar los aguinaldos de los empleados públicos bonaerenses, recuerda la periodista Maia Jastreblansky, en nota para La Nación.

Esa convicción que tiene Batakis se volvió un aspecto crucial para ser la elegida del consenso para estar al frente del Palacio de Hacienda. La vicepresidenta necesita tener la garantía de que la provincia de Buenos Aires seguirá bien nutrida de fondos -como viene ocurriendo hasta ahora- y que Kicillof tendrá los recursos para gestionar. Todo ello pensando en preservar el territorio en 2023.

“Para administrar la provincia no te sobra nada, tenés que ser muy eficiente”, es otra de las definiciones que repite Batakis de su experiencia como ministra de economía de la provincia y que ahora deberá llevar al Palacio de Hacienda.

La flamante ministra de Economía es, además, el cerebro detrás de los cálculos que hizo la gestión de Alberto Fernández para quitarle la coparticipación a la Ciudad. Como secretaria de Provincias del Ministerio del Interior, hizo el “informe Batakis”, que fue la base para pasar la tijera por los fondos de la Capital Federal, que llevaron a Horacio Rodríguez Larreta a hacer un reclamo ante la Corte Suprema.

Cerca de Batakis la definen con un enfoque “hiper federal”, lo que le permite tener un buen vínculo con los gobernadores que, como ella, coinciden en condicionar los fondos de la Ciudad. La funcionaria solo hizo una excepción: durante la pandemia le asignó por primera vez a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires Aportes del Tesoro Nacional (ATN), fondos no reembolsables que el Estado usa para asistir a las jurisdicciones.

Muy puntillosa con los números, es muy elogiada por Eduardo “Wado” De Pedro, quien hasta ahora fue su jefe en el ministerio del Interior. Por cortesía, Batakis siempre se cuidó de no criticar a Martín Guzmán, ni siquiera puertas adentro. Está, sin embargo, más inclinada hacia la heterodoxia que su antecesor: no cree que la salida para combatir a la inflación esté en el recorte del gasto público y eso la hace crecer en valoración ante Cristina Kirchner.

“Tiene la condición de no estar vetada ni por Cristina ni por Alberto. Eso era lo fundamental”, comentó un colaborador que siguió toda la trama de la salida de Guzmán. Nadie sabe cómo reaccionarán los mercados a su designación. Por lo pronto, se espera que mantenga una mejor relación que su antecesor con el titular del BCRA, Miguel Pesce, que siempre la tuvo muy bien conceptuada.

Fuente: La Nación – Maia Jastreblansky

Compartir