Inicio » Román y Battaglia, como nunca se los vio.
Compartir

El técnico y el vice estuvieron charlando cara a cara en el aeropuerto en una foto inédita. Una señal previo a la final con Tigre…

No había fotos juntos de este tipo. Sí, de campaña, camino a la elección, en algún que otro acto. Sí, cuando Sebastián Battaglia era el DT de la Reserva, en el predio de Ezeiza, con otros entrenadores de las Inferiores. Pero después, cuando el León asumió como entrenador de la Primera, ya no volvió a darse una imagen así. Por eso adquiere más valor. Por la tormenta que pasó. Y también, porque es previo a la finalísima de este domingo con Tigre. Sí, Juan Román Riquelme y el técnico xeneize estuvieron charlando cara a cara en el aeropuerto. Y esa situación tuvo gran rebote en el Mundo Boca.

La charla se dio en Aeroparque, antes de que el plantel emprendiera vuelo a Córdoba. Y tiene naturalidad. Es decir, no pareció una situación forzada, más allá de los momentos de tensión que se vivieron entre el entrenador y el Consejo en general y con Riquelme, como jefe del área, en particular. Incluso, se lo puede ver al capitán Izquierdoz y al resto del plantel atrás, en la sala de embarque, lo cual también hace a la circunstancia.

Riquelme, al llegar a Córdoba con Boca, acompañando la delegación.

Si hay imágenes que hablan, pues ésta dice mucho. Sobre todo, por el momento, previo a una semana en la que Boca define el título de la Copa de la Liga y también su clasificación a octavos en la Copa. Este segundo partido, por supuesto, no es menor: si Boca no le gana a Deportivo Cali, podría quedar eliminado en fase de grupos de su mayor objetivo. Y si eso ocurre, incluso con el resultado puesto de la final con Tigre, hasta podría poner otra vez en riesgo la continuidad de Battaglia, que hoy parece fortalecido por haber piloteado la tormenta más fuerte.

Por eso, esta foto del vice con el DT asoma como una muestra de acercamiento después de tanto días turbulentos, en los que el entrenador se jugó “partido a partido” su continuidad, sabiendo que Riquelme tenía su ciclo bajo la lupa, más allá del apoyo en “público” que ofrecieron Cascini y Bermúdez en varias ocasiones. Aun así, se había dado un quiebre indisimulable entre el Consejo y el entrenador.

“Es un fotón”, dijeron en el hotel Holiday Inn, donde se concentra Boca de cara a la final, cuando vieron recorrer la imagen en las redes sociales. A muchos dirigentes esa foto los puso contento, porque marca una situación que no se había dado antes y que entienden como una buena señal en las horas previas a una final en la que Battaglia buscará convertirse en el hombre más ganador de la historia del club (hasta ahora entre jugadores y entrenador suma 18 títulos, como Guillermo) y Boca, conquistar su estrella 72.

Por lo pronto, con Riquelme encabezando la delegación, la presencia de Román no sólo convulsionó a los hinchas, sino que permitió este encuentro inesperado con Battaglia. El futuro terminará de marcar su importancia…

Fuente: Deportivo Olé.

Compartir