97.1

RADIO UNO SANTA ELENA.

Tras la condena, abogado que denunció a Urribarri cargó contra el procurador García.

Compartir

El abogado Guillermo Mulet, que junto a su colega Rubén Pagliotto, fue quien denunció al exgobernador Sergio Urribarri por enriquecimiento ilícito, investigación que luego abrió un abanico de causas, la principal, el megajuicio que concluyó, el jueves 7 con la condena al exmandatario a 8 años de cárcel, habló y responsabilizó al jefe de los fiscales, Jorge Amílcar Luciano García, por haber retrasado la investigación. Además, anticipó que luego el jury pedido para García, que fue rechazado, irá por el juicio político.

Mulet aseguró que el proceso judicial debió afrontar distintos contratiempos a lo largo del tiempo, desde que en 2016 se allanaron las oficinas del cuñado Juan Pablo Aguilera, también condenado a 6 años y medio de cárcel. En ese procedimiento se secuestró un disco rígido externo que fue clave para las imputaciones: la Fiscalía lo llamó la “caja negra” que reveló todos los ilícitos cometidos en administración Urribarri.

Pero antes de llegar a la condena de este jueves 7 el proceso a Urribarri resultó engorroso y complejo, y según el abogado uno de los que puso palos en la rueda fue nada menos que el jefe de todos los fiscales, el Procurador General Jorge Luciano García, denunciado en 2021 por Mulet y Pagliotto ante el Jurado de Enjuiciamiento junto a la Procuradora Adjunta, Cecilia Goyeneche, hoy sometida a un proceso de jury. “La primera chicana fue por parte del Procurador, el jefe de los fiscales, que no veía un elefante en una habitación y no investigaba. Tuvimos que instar la denuncia para que se comiencen a investigar los delitos de corrupción en Entre Ríos”, aseguró.

En declaraciones al programa del periodista Jorge Lanta en Radio Mitre, Mulet comparó al Procurador General de Entre Ríos con el fallecido juez federal nacido en Entre Ríos Norberto Oyarbide. “Yo digo que el doctor García es una suerte de Oyarbide, más inteligente en la provincia de Entre Ríos”, fustigó. Luego, habló de “todas las chicanas procesales habidas y por habe” que trabaron la investigación sobre Urribarri, “porque contrataron a los mejores abogados, colegas míos, muy respetables, que hicieron cuanta maniobra jurídica pudieron; presiones políticas, entre ellas, reventaron el estudio jurídico de mi amigo y compañero en esta denuncia, el doctor Pagliotto, que por aquella época era el presidente del Colegio de Abogados: se llevaron documentación pero no se llevaron dinero que había en el estudio. Lo único que sacaron fue la foto del cumpleaños de 15 de la hija, que estaba en el escritorio, como mensaje mafioso. A la par, hemos sido amenazados. Hace 8 años que vivimos con custodia permanente. Ha sido difícil”.

Después de recordar la causa por la que la Fiscal Anticorrupción Cecilia Goyeneche está sometida a jury, habló de la investigación que llevó a la condena de Urribarri. Dijo que el cuñado del exgobernador, Juan Pablo Aguilera, creó una empresa de publicidad -primero Cinco Tipos, que después se escindió en Tep SRL y Next SRL- con la cual “hacen todo un lavado de fondos, diciendo que publicitaban actos de gobierno, cuando en realidad desviaron esos fondos para la campaña presidencial de Urribarri”.

Mulet dijo que la difusión de los spots para promocionar la Cumbre del Mercosur, el montaje del parador de Mar del Plata y el pago de $4 millones en solicitadas contra los fondos buitre “eran actos publicitarios para la campaña presidencial” de Urribarri, en lo que “se termina desviando una cifra próxima a los 9 millones de dólares”.

-¿Usted considera que el Procurador ayudó a encubrir a Urribarri?

-Nosotros se lo hemos dicho en reiteradas oportunidades, públicamente y privadamente. Nosotros pedimos el jury, y ahora estamos por ingresar el pedido de juicio político, porque protegió a la Fiscal Anticorrupción, sabiendo que era socia de uno de los imputados, y la dejó permanecer en el cargo. Pero además no sólo que era socia de uno de los imputados, sino que uno de los testigos, que era cadete en el estudio de este imputado, cuando le preguntan quién trabaja en ese estudio, dice que trabaja el contador (Sebastián Orlando) Bertozzi, que es el esposo (de la Procuradora Adjunta). Al otro día, a ese testigo lo allanan, le secuestran el celular, y lo pretenden imputar. Todas esas conductas que eran sabidas por el Procurador fueron consentidas.

Mulet recordó además que en 2015 Urribarri fue denunciado por enriquecimiento ilícito, “pero todavía no está elevada a juicio la causa. Hace 3 años estamos esperando una pericia sobre los bienes de Urribarri”.

Fuente: Radio Mitre – Entre Ríos Ahora

About Post Author

Compartir