97.1

RADIO UNO SANTA ELENA.

“No más hijos rehenes”: la propuesta de la ONG que ya tiene referentes en Entre Ríos.

Compartir

“Luchamos para garantizar el sano y equitativo vínculo de los hijos con ambos padres y familia extendida”.

Con ese objetivo se presenta “Infancia Compartida”, la ONG que desde 2020 reúne a personas de todo el país, que por alguna razón injustificada, tienen impedido el vínculo con un niño o adolescente de la familia (hijo, nieto, hermano, sobrino), tomando esta obstrucción como un maltrato infantil grave.

“Por una infancia compartida, sin hijos rehenes”, llevan como slogan. Y aseguran que el foco del trabajo que realizan no está puesto en los adultos, sino en los menores“que tienen derecho a una mamá y un papá, de manera igualitaria y/o equitativa”.

“Queremos juzgados de familia que trabajen con perspectiva de familia. No hacemos la lucha desde el lugar de géneros, pero entendemos que es una problemática que afecta principalmente a papás y abuelos/as paternos. Aun así, de ninguna manera permitimos que esto reste importancia a los casos de mamás impedidas de contacto, buscando visibilizar casos testigos de diversa índole. Son las criaturas quienes tienen el derecho a un sano vínculo con ambos padres”, destacan desde la organización.

“Nadie te devuelve los momentos perdidos”

Una situación familiar llevó a la uruguayense Claudia Sabatino a convertirse en una de las caras visibles de Infancia Compartida en Entre Ríos.

En diálogo con El Entre Ríos, resume lo que ha tenido que atravesar en los últimos 9 años, a partir de la paternidad de su hijo.

“Los padres de su novia se arrogaron el derecho sobre el niño; incluso al nacer lo inscribieron en el registro civil con el apellido materno. Mi hijo tuvo que ir con testigos y un abogado para darle su apellido, con el que está reconocido desde que tiene menos de dos meses”.

“Ante nuestros reclamos para ver a mi nieto, nos tapaban con denuncias por violencia o agresión. Mientras, mi hijo pasó más de tres años sin siquiera poder saludar al nene por teléfono para el día del cumpleaños, solo por capricho. Pero la cuota alimentaria tenía que estar al día”.

“La balanza de la Justicia se inclinaba siempre para el mismo lado. Mientras, el tiempo pasaba, los chicos crecen y nadie te devuelve los momentos perdidos”, agrega.

En medio de su lucha, Claudia encontró a Infancia Compartida en redes sociales. En febrero de este año se puso en contacto con ellos, quienes luego de escuchar su historia, la invitaron a unirse.

Consciente de que hay una mirada crítica sobre la ONG que representa, aclara: “Nosotros no defendemos adultos, sino el derecho que tiene un menor a tener su historia completa, sus dos familias. Cuando crezca irá definiendo con quién tener trato”.

“Entendemos que a veces es justificado alejar a alguien por cuestiones de maltrato. Pero detrás de esa persona hay un entorno familiar, por ejemplo una abuela o hermanos que tienen derecho a ver a ese chico”.

“El objetivo de Infancia Compartida es que los cuidados en lo afectivo, económico y en todos los aspectos, sean compartidos al 50 por ciento”, concluye.

Este sábado en Colón

Conmemorando el aniversario de la Convención de los Derechos del Niño, el sábado último Infancia Compartida realizó una jornada de visibilización en la peatonal de Concepción del Uruguay.

Algo similar llevarán a cabo este sábado 4 de diciembre, a la hora 20, en Plaza San Martín (12 de Abril y Peyret) de la ciudad de Colón, donde darán a conocer los objetivos que los convocan.

El crimen de Lucio y el accionar de la Justicia

El asesinato en La Pampa del chiquito de 5 años, Lucio Dupuy –a manos de su madre y la novia de esta- puso una vez más en primera plana el tema de la violencia intrafamiliar, que tiene como víctimas a tantos menores. A la vez, renovó el cuestionamiento que pesa sobre el accionar de la Justicia frente a las denuncias de índole privada, y a priorizar el vínculo de niños y adolescentes con ambos padres.

“La puerta que este doloroso y lamentable caso nos abre, es reclamar bien fuerte en esta coyuntura por una Justicia que escuche inmediatamente a la infancia en un contexto pericial al momento de la denuncia, y pericie a los referentes afectivos más cercanos en menos de 48 horas”, dijeron desde Infancia Compartida.

“Hace seis meses denunciamos que los organismos de Niñez en La Pampa no funcionan. Hoy abrazamos a Christian, un padre al que no le permitían ejercer su paternidad y cuidar de Lucio. Hoy pedimos Justicia”.

Contra la manipulación y las falsas denuncias

Los organizadores de Infancia Compartida resumen los objetivos de su lucha en los siguientes puntos:

– Repudiamos todas las violencias vinculares. Somos agentes de cambio en la eliminación de la violencia intrafamiliar mediante concientización y educación para la inteligencia emocional y la resolución pacífica de conflictos.

– Repudiamos todas las formas de maltrato o abuso infantil.

– Repudiamos a los/las progenitores ausentes de la vida de sus hijos.

– Luchamos en favor del cuidado personal equitativo de la infancia por ambos progenitores.

– Luchamos contra la obstrucción de vínculos / impedimento de contacto.
– Luchamos contra las falsas denuncias, por ser la herramienta legal práctica para obstruir vínculos.

– Luchamos contra la manipulación infantil / interferencia parental del apego por tratarse de maltrato infantil.

– Luchamos contra las medidas cautelares sine die. Las mismas solo deben durar el tiempo necesario para resguardar la infancia mientras se constata la veracidad de la denuncia. Esa constatación requiere el mayor esfuerzo de la justicia en material temporal y cualitativa dada la vulnerabilidad de la infancia.

– Luchamos contra la pérdida de presunción de inocencia y que se invierta la carga de prueba convirtiendo las medidas cautelares en condenas anticipadas.

– Exigimos la creación de una ley/protocolo de defensa de la infancia judicializada.

Fuente: El Entre Ríos

About Post Author

Compartir