97.1

RADIO UNO SANTA ELENA.

Piden entre 3 y 5 años de cárcel para siete policías acusados de quemar a un joven.

Compartir

Finalmente, luego de cuatro años de investigación, en los Tribunales se discutirá si siete policías entrerrianos son enviados a juicio oral y público acusados de haber prendido fuego a un joven, causándole quemaduras en casi todo el cuerpo. Se trata del caso que conmocionó a la localidad de La Paz -ubicada a 163 kilómetros de Paraná- a mediados de 2017, cuando Eduardo Godoy, de 22 años, quien habia sido detenido por una contravención, sufrió quemaduras de primer y segundo grado en una celda de la Jefatura de la Departamental La Paz de Policía, ubicada en pleno centro de la ciudad.

La investigación tiene a siete policías acusados de apremios ilegales, lesiones y encubrimiento. Según supo Entre Ríos Ahora, el miércoles 1º de diciembre se realizará la audiencia de elevación a juicio solicitada por el fiscal Santiago Alfieri. Será ante el juez de Garantías de La Paz, Walter Carballo. Los uniformados imputados son Roberto Emanuel Vargas; Neri Ubaldo López; Ariel Ramón Gregoraschuk; Juan Samuel Maidana; Pablo Hernán Silvetti; Betiana Anahí Villalba y Esteban José Marcciani.

Las penas en expectativa que solicita el fiscal, son 5 años de cárcel más inhabilitación especial por el doble de tiempo de la pena para Silvetti, Vargas, Maidana y Arredondo; mientras que para Gregoraschuk solicita 3 años y seis meses de prisión; y para Villaba 3 años de cárcel.

En la audiencia se expondrán dos posturas sobre el caso: por un lado, la tesis de la Fiscalía, que sostiene que las quemaduras de Godoy fueron provocadas por los uniformados; por otro, la postura de los defensores, quienes plantean que el joven fue quien inició el fuego que terminó por provocarle las heridas.

En el expediente figura que la historia comenzó cuando Godoy fue arrestado el domingo 16 de abril de 2017, en inmediaciones del barrio Feria de La Paz, por infringir los artículos 41º y 43º de la Ley Provincial N° 3815, de Contravenciones policiales, que refiere a infracciones por disturbios en la vía pública. Concretamente, la policía afirma que el joven fue llevado a la Jefatura en estado de ebriedad, que habría ingresado a la celda con un cigarrillo y un encendedor y que se habría quedado dormido fumando.

Otra particularidad de esta causa es que tiene a dos policías que también tienen una causa pendiente por presuntos apremios ilegales. Se trata de los agentes Vargas y López, quienes fueron sindicados como los autores de la golpiza que recibió un joven de Santa Elena en la Comisaría N° 15, en julio de 2019.

Este último legajo se abrió tras la denuncia de un adolescente de 16 años, quien relató haber sido golpeado brutalmente el sábado 27 de julio de 2019, luego de un entredicho con un uniformado. Aquí también los policías aseguran no haber agredido del muchacho.

Este hecho generó una petición por parte de uniformados a las autoridades policiales: que se coloquen cámaras de vigilancia en el interior de la dependencia para, en caso de que se judicialice otro hecho, poder contar con imágenes que avalen sus versiones. El pedido fue cumplido y, de hecho, hubo una denuncia por apremios que se descartó de plano en 2020 cuando el fiscal Facundo Barbosa revisó el material fílmico y se encontró con que el denunciante se había autolesionado en la celda.

Gonzalo Núñez

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.

About Post Author

Compartir