Evaluación Aprender: por qué se opone Agmer.

Compartir

La pruebas Aprender, un operativo estandarizado de evaluación de la enseñanza que ensayó la administración del expresidente Mauricio Macri y que llegaron para reemplazar a los Operativos Nacionales de Evaluación (ONE) surgidos en la década de 1990, se reeditarán en todo el país el próximo miércoles 1° de diciembre.

En Entre Ríos alcanzará a 22.794 estudiantes de 6° grado de 1.038 escuelas primarias. Se evaluará las áreas de Lengua y Matemática. Según informó el Gobierno provincial, el operativo de evaluación se hará “para construir información educativa valiosa y representativa del sistema -en esta oportunidad en primaria- que generará insumo para orientar las políticas y prácticas de mejora”.

Respecto del operativo, se indicó que las evaluaciones no llevarán nota y sus resultados serán anónimos y confidenciales (nadie sabrá a quién corresponde cada resultado). El objetivo, agregó el Ejecutivo, es producir información diagnóstica sobre algunos conocimientos y capacidades adquiridas durante la trayectoria escolar de las y los estudiantes, así como el contexto en que desarrollan su aprendizaje y las condiciones en que se produce la enseñanza.

La Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos (Agmer) tomó distancia del operativo Aprender al replicar un pronunciamiento de la Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (Ctera), que rechazó “estos tipos de dispositivos que limitan la posibilidad de hacer un verdadero diagnóstico acerca de los procesos de aprendizaje y de las situaciones educativas en toda su complejidad”.

La Ctrera planteó que a todos los cuestionamientos que ha hecho ahora se suma “la preocupación por grandes dificultades que han tenido las y los estudiantes para sostener sus procesos de aprendizaje durante el contexto de pandemia; como así también las fuertes desigualdades existentes entre los distintos sectores de la sociedad y que han impactado de manera muy diferenciada en las posibilidades educativas del conjunto, perjudicando más a los sectores en condiciones de vulnerabilidad, con escasos recursos y en los niveles socioeconómicos más bajos”.

“¿Cómo se van a corresponder los contenidos a ´evaluar´ en la prueba con los temas que en cada jurisdicción se han priorizado? Porque si bien a escala nacional se definieron ciertos criterios de priorización de contenidos, todos sabemos que luego, en cada jurisdicción, las condiciones de posibilidad existentes actuaron de manera desigual y diversa en los procesos de implementación. A lo que se le agrega la complejidad de las distintas estrategias digitales con las que pudieron contar según cada sector”, señaló el gremio.

Cuando se lanzó la prueba Aprender, en 2016, la Universidad Autónoma de Entre Ríos (Uader) tuvo una posición dividida en cuanto a la participación de sus escuelas preuniversitarias.

Se trata de la Escuela Normal José María (Paraná); la Escuela Rural Almafuerte (La Picada); la Escuela Normal Rural Alberdi (Oro Verde); la Escuela Técnica Nº 35 (Crespo); y el Colegio Justo José de Urquiza (Concepción del Uruguay).

Las tres primeras instituciones dependen de la Facultad de Humanidades; las otras dos, de la Facultad de Ciencia y Tecnología.

Frente al operativo Aprender, Humanidades decidió que sus tres escuelas no participen, y lo hizo con fuertes críticas políticas. Así lo definió el consejo directivo de Humanidades.

Pero esa posición no fue compartida por la Facultad de Ciencia y Tecnología, que resolvió incorporar a sus dos escuelas al operativo de evaluación Aprender.

De la Redacción de Entre Ríos Ahora