Un viñedo familiar y el sueño de dos docentes que comenzó hace tres años.

Compartir

Elonce TV conoció en Santa Elena un emprendimiento vitivinícola. Rubén y Viviana “estudian y aprenden” y hoy ya cuentan con 800 plantas. Con clima a favor y mucho esfuerzo, en febrero disfrutarán del fruto de su labor y esfuerzo.

Rubén Godoy y Viviana Guzmán, son dueños de ‘las Chacras de Lourdes’. Tienen viñedos desde hace tres años y en este 2021 concretaron la primera vinificación.

Godoy destacó que el emprendimiento comenzó “como un sueño, poniendo las primeras 400 plantas, con cepas tannat, malbec y merlot. Este año pudimos hacer la primer micro vinificación, para tomar ‘confianza’ y conocer del tema, porque después de tantos cursos teníamos que poner todo esto en la práctica. Hace dos años pusimos ‘marselan’, una cepa francesa muy adaptada a Entre Ríos; de esta también hicimos una micro vinificación en febrero: de eso hicimos análisis y salió todo muy bien”.

“Estamos estudiando y aprendiendo como corresponde. Estamos en santa Elena, demostrando a la provincia lo que podemos hacer”, puso relevancia el productor.

Por su parte, Guzmán aseveró que trabajan “con muchas ganas de seguir, poniéndole mucha pasión, mucho esfuerzo porque somos nosotros dos y un hijo que es el que nos puede dar una mano. Es todo muy sacrificado pero la experiencia que vamos adquiriendo nos va potenciando para seguir adelante”.

“Es una producción que nos llena de satisfacción, es sumamente noble e invitamos a que se sumen a conocer de esto”, aseveró además.
Los suelos de Entre Ríos “son generalmente pesados, hay que hacerles labor, pero la vid es muy noble, rústica, se adapta enseguida” destacó Godoy. “Tratamos de cuidar el suelo, de hacerlo con productos amigables con el medio ambiente y para la salud humana. Desde hace tres años se ha estabilizado el ecosistema dentro de la viña y se ha logrado dejar de lado los químicos”, dijo además.

Reconoció que “es más difícil producir de esta manera, pero hemos estudiando bastante para lograrlo”.

La mujer destacó que aspiran a “producir un vino de calidad, que nos conozcan” pero “Sabemos que cuesta bastante, las inversiones que hay que hacer son muchas, los dos somos docentes, por lo que nos cuesta aún más por lo que se necesita económicamente, aunque vamos paso a paso, despacio”.

Es el legado para nuestros hijos, para nuestros nietos. Esto es un emprendimiento familiar que tiene todo para crecer, porque tenemos mucha voluntad, muchas ganas, mucha pasión y mucho enamoramiento de esto”, enfatizó Guzmán.

Productivamente, “este año estamos manejando 800 plantas, suponiendo que todo vaya bien vamos a poder tener una producción de 800 mil botellas, dependiendo del clima y cómo nos manejemos en la vid. Hay un dicho en Mendoza que nosotros adoptamos, dice ‘las vides aman el sol, pero más aman la sombra de sus amos’. Si estamos junto a las plantas, que son seres vivos, y de hecho lo hacemos, la planta va a producir. Lo tenemos muy clarito”, manifestó el dueño de este viñedo. La vendimia será en febrero. 

Fuente: Elonce.com.