Docentes piden urgente discusión salarial: “Con precariedad no se cumplirá nunca el derecho a la educación”.

El presidente del Consejo General de Educación (CGE), Martín Müller, recibió este martes un petitorio de parte de docentes de la filial María Grande de la Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos (Agmer), en el que reclamaron la “urgente discusión salarial en paritaria”.

“El salario docente tiene una función pedagógica”, señalan en el texto enviado al funcionario, “un ingreso digno permite planificar mejor las clases y perfeccionarse continuamente sin sobresaltos. Con precariedad docente, escolar y social no se cumplirá nunca completamente el derecho a la educación”, señalan.

En la presentación, expresan que “necesitamos una recomposición salarial mayor ya que para enfrentar el ajuste inflacionario, necesitamos conectividad buena para todos los docentes y alumnos en todas las instituciones educativas, necesitamos un seguro mínimo en transporte, porque no puede ser que docentes y estudiantes tengan que pagar para enseñar y aprender o, en nuestro caso, perder el poco aumento salarial en el pago de traslado y servicios”.

Además, “hay que habilitar nuevamente más frecuencias horarias de transporte para evitar complicarle más la vida a docentes y alumnos. Una tarjeta educativa ayudaría para conectividad y transporte. Reclamamos el congelamiento de las cuotas de nuestras viviendas del IAPV en $7.000 y solicitamos avanzar con los nuevos planes habitacionales para nuestras compañeras y compañeros docentes. Queremos por supuesto un aumento en blanco para que llegue también a los trabajadores jubilados, queremos respeto a nuestra ley jubilatoria y queremos rediscutir el 3 x 1 en este nuevo marco político instituido por el gobierno nacional con la posibilidad de jubilaciones anticipadas”.

“Necesitamos que el Estado invierta más en educación pública y especialmente hoy en cargos educativos como por ejemplo en tutorías pedagógicas para promoción acompañada y talleres de alfabetización básica especialmente para los primeros cursos de primaria, que pueden organizarse a contraturno. Necesitamos creación de cargos para reconstruir y reforzar los procesos de alfabetización dañados por la crisis pandémica y por años de flexibilidad neoliberal, liberando así también a los docentes de la sobrecarga de trabajo, especialmente el sobretrabajo virtual. En este nivel educativo, necesitamos una resolución política que permita a cada escuela poner a disposición de su comedor -pasadas 24hs- los bolsones de alimentos que algunas familias no retiran. Esto para los lugares donde se sigan entregando los bolsones: en las escuelas donde se reabren los comedores pedimos un refuerzo de las partidas para la alimentación de los gurises. Tenemos que tener todos en claro que entendemos por autonomía escolar e institucional: para nosotros, no hay autonomía institucional si el Estado y la gestión política educativa se lavan las manos con respecto a los problemas escolares y sociales. Queremos un Estado que se haga cargo realmente de los problemas y dramas que surgen y no que descanse sobrecargando de trabajo social a las escuelas”, señala el petitorio.

Destacaron que ante la falta de inversión suficiente, las escuelas “salen a vender pizzas, pollos y alfajores para pagar las cuentas de la educación pública estatal y eso no debe ser así. Reclamamos normativa clara, basada en un análisis serio, fundamentado en el territorio y una planificación a futuro antes de proponer y poner en vigencia resoluciones y disposiciones que se contradicen, que no tienen sustento y que dejan expuestos a los equipos de trabajo de las escuelas”.

Aprovecharon también para “solicitar la descentralización de la junta médica para revisar las licencias docentes y la simplificación de trámites, porque ni el gobierno ni el CGE le cubren el costo de traslado a Paraná a los docentes del interior ni pueden explicar tampoco como justificar la necesidad absolutamente ilógica e inadmisible de tener que pedir otro día en la escuela para ir a justificar faltas en días anteriores. Necesitamos también operatividad para tomar decisiones en relación a la autorización de licencias especiales evitando así la excesiva burocracia y ineficacia de la norma establecida”.

Fuente: Entre Ríos Ahora