“Estamos invirtiendo 380 millones de pesos mensuales en medicamentos”, afirmó el director de Iosper.

Fernando Cañete, director del Instituto de Obra Social de la Provincia de Entre Ríos (Iosper), brindó una entrevista para el programa Cuestión de Fondo (Canal 9 Litoral).

Cañete se explayó sobre los problemas que aspiran a resolver en los próximos meses, como las demoras en los reintegros y los convenios con prestadores como los acompañantes terapéuticos, psicólogos y un sector de los odontólogos. Asimismo, se expresó sobre los recursos invertidos por la obra social en las prestaciones.

A continuación, la entrevista:

-Hay cuatro meses de reintegros atrasados en Concordia y Paraná ¿por qué se da esta situación?

-Primero porque tenemos una masa de afiliados importante. Segundo, porque hay varias prácticas que lamentablemente no están todavía convenidas. Entre ellos acompañantes terapéuticos, psicólogos, que es algo que en el transcurso de septiembre y octubre veremos si podremos avanzar, de terminar de redondear un convenio para evitar los reintegros. Pero por otro lado tenemos un 30% de personal que está trabajando, que recién a partir de este miércoles volvieron. Hay mucho personal de riesgo, a todos se les va a exigir la vacunación. Y la segunda situación es que recién en el transcurso del día lunes se volvió a la presencialidad de las escuelas, se habilitó un aforo mayor, así que en ese sentido vamos a incorporar nuevamente el personal que teníamos. Nos encontramos con cuatro meses que era la demora, pudimos resolverla en el transcurso de esta semana y la semana que viene se van a cancelar, fundamentalmente lo que es Paraná y Concordia, en esos reintegros tienen que ver mucho las prácticas de discapacidad y que estamos muy preocupados y haciendo esfuerzos para darles respuesta. No solamente a la demora sino también darle respuesta en forma inmediata para que no ocurra más esto. Hay también situaciones particulares, como en todos los lugares donde en vez de trabajar al 100% no está con el rendimiento óptimo y esto dificulta y hace que los afiliados no vean la posibilidad de cobrar en tiempo y forma los reintegros.

-¿Hay mucha gente adscripta en el Iosper de otras dependencias?

-Sí, debe haber alrededor de 20 o 25 personas. Deberían volver todos a trabajar. Instrumentábamos un horario reducido que al principio era de 9 a 12, ahora estaba de 8 a 12, a partir de hoy ya establecimos el horario normal de 7 a 13 en la ciudad de Paraná, Concordia, Gualeguaychú y Gualeguay el horario es de 7 a 15. Los turnos se dan de miércoles para el viernes.

-También hay demasiadas quejas en torno a la página web del IOSPER, como que es poco operativa para los afiliados. Y eso no debe suceder así y menos en estos tiempos.

-Estamos trabajando para poder modernizarnos, para que puedan bajar una aplicación a través del teléfono, les he pedido a la gente de Cómputos la posibilidad de avanzar con un QR para que los afiliados no necesiten imprimir la orden de consulta. Es una cuestión de avance de la tecnología, una parte operativamente en la cuestión interna hemos avanzado mucho, en todo lo que tiene que ver con la carga de los expedientes, ahora el paso siguiente es antes de fin de año calculo que vamos a estar con la aplicación en el teléfono y aplicarlo lo más rápidamente posible.

-Con la cuestión del dólar ¿cómo está la realidad con el tema de los medicamentos y cuánto se está poniendo en peligro el sistema del Iosper?

-Aparecen drogas nuevas constantemente, fundamentalmente algunas que tienen que ver con el tratamiento de cáncer, indudablemente que el afiliado tiene el acceso a esa información, el médico tratante muchas veces termina prescribiendo un medicamento de esa naturaleza y uno lo que tiene que salir es a cubrirlo y darle respuesta. Indudablemente el dólar afecta de manera muy fuerte porque es algo que nosotros no podemos controlar. Tuvimos el año pasado un congelamiento salarial, pero tuvimos aumentos de medicamentos. Hoy también los aumentos de medicamentos ocurren todos los meses, no en la relación del año pasado, pero impacta muy fuerte. Tenemos cinco afiliados que reciben prestaciones de medicamentos por dos millones y medio de dólares anuales. Y hoy, con esta cuestión del coronavirus y patologías nuevas, hoy una inmunoglobulina está en 130.000 pesos la ampolla y el tratamiento son mínimo 60 o 70 ampollas. Si lo trasladamos a 10, 12 pacientes en el mes, indudablemente que la facturación se hace bastante pesada. Estamos invirtiendo 380 millones de pesos mensuales en medicamentos, de los cuales tenemos un vademécum de medicamentos muy amplio. El medicamento ambulatorio tenemos una utilización de ese sistema de 80.000 afiliados. Y cada receta tiene cuatro medicamentos. De base tenemos 320.000 medicamentos. Más, puede haber un 10 o 12 por ciento que solicitan la ampliación de ese cupo de cuatro medicamentos, lo que hace engrosar mucho más la facturación.

-¿Qué pasa con los convenios del IOSPER? No atienden varios sectores de odontólogos, psicólogos, neurólogos, acompañantes terapéuticos…

-Siempre he dicho: seria muy atrevido pretender determinar cuánto tiene que cobrar cada uno de los profesionales. Lo que digo es que tenemos un presupuesto que distribuimos de la manera más equitativa posible. Con psicólogos y acompañantes terapéuticos existe la posibilidad de avanzar en reuniones para ver si para octubre firmamos un convenio. Con odontólogos, tenemos convenio con el Círculo Odontológico de Victoria, de Gualeguaychú y Concepción del Uruguay. Con la Asociación Odontológica de Paraná que tiene odontólogos por toda la provincia y a su vez con odontólogos individuales. Los que no quieren trabajar con los valores de aranceles que paga la obra social, son los círculos odontológicos dependientes del Colegio de Odontólogos de Entre Ríos. Nosotros ya a partir de octubre les vamos a otorgar un 6% más de aumento de aranceles a los prestadores y esperemos que esa sea una de las políticas convincentes para que puedan trabajar con la obra social.

-¿Cuánto lleva como presidente?

-Siete años.

-¿Hay nichos de corrupción en el IOSPER? En anteriores periodos había y costaban bastante desterrarlos ¿Se avanzó en ese sentido o en algunos lugares está difícil terminar de eliminarlos como tales?

-Primero, si los hubo la verdad que entiendo que no ha habido denuncias en ese tema. Lo que sí ha ocurrido en este tiempo es que ha habido un recambio generacional muy importante en el Iosper y eso nos ha permitido reubicar a personas en distintos lugares como jefes, algunos respetándose antigüedad, otros que responden a la gestión para tratar de hacerlo más operativo, y esto nos ha permitido tener mayor transparencia en la gestión. Lo segundo, tiene que ver con que cada vez que ingresa un expediente en la obra social y hasta que finaliza con su pago, todo ese movimiento es informado en tiempo real a través del sistema que tiene la provincia a la Contaduría de la provincia. Pero a su vez todo lo que venimos adquiriendo a través de licitación pública.

-Por ejemplo, en la entrega de pañales siempre aparece beneficiada la misma empresa, que es de Paraná, por 70 millones de pesos al año ¿nadie le compite?

-Nosotros adquirimos los pañales a través de una licitación pública. Generalmente en la primera instancia queda desierto, y se hace muchas veces el segundo llamado que ha dado la situación que es siempre este proveedor el que ha sido beneficiado con la licitación pública. Pero es algo que nos trae muchos inconvenientes, es engorroso, cada licitación tarda entre tres y cuatro meses, así que lo que estamos analizando es ver si para octubre o noviembre establecer un valor de subsidio, en este momento sería de 15.000 pesos por cada nacimiento, a los fine de poder agilizar el trámite, porque en realidad recibimos muchas críticas, y tienen mucha razón porque a veces nos quedamos sin pañales y nos lleva mucho tiempo.

-En el tema de la discapacidad ¿por qué los valores son tan bajos respecto a lo que paga la Nación, por ejemplo?

-La superintendencia, que establece un valor a través de las resoluciones que emiten ellos a nivel nacional, la verdad que nosotros teniendo un presupuesto provincial, no podemos afrontar esos valores y eso hace que hayamos dispuesto que los valores que pagamos por discapacidad son aquellos que nos permite el presupuesto provincial poder asumir el compromiso. De todas maneras, se van actualizando. Hoy tenemos una o dos resoluciones por debajo de lo que dice la Nación, pero eso por supuesto nos trae aparejados la presentación de bastantes amparos donde nos piden el valor de la Nación y creo que se nos está respetando teniendo en cuenta esta situación. Asumimos los compromisos de acuerdo a los fondos que tenemos y al presupuesto provincial. Y la Justicia termina fallando a favor nuestro.

-Por qué siguen estando tan atrasados los pagos de subsidios por afiliados fallecidos?

-Tenemos demoras, por supuesto, pudimos cancelar el año 2020 y ahora estamos cancelando marzo y abril de 2021. La intención es que, producido el fallecimiento, al mes siguiente pueda estar recibiendo el subsidio pertinente, que son 10.000 pesos, no es mucho, pero es el subsidio que estamos en condiciones de abonar.

-¿Cómo cerró el presupuesto 2020 y qué pasa con el 2021?

-Cerramos el presupuesto 2020 con 339 millones de pesos de superávit, que nos permitió achicar con todos los prestadores el plazo. A punto que este miércoles le hemos abonado por ejemplo a las clínicas y sanatorios 45 millones de pesos que es el anticipo del 50% de la facturación de julio. La semana que viene estaremos cancelando 30 millones de pesos a los sanatorios, de junio, y por supuesto avanzar con el pago de segundo nivel de algunas prestaciones o especialidades que estaban demoradas. Hoy estamos abonando prácticamente al día todas las prestaciones. Es cierto que estamos demorados con los reintegros, no es una cuestión de falta de recursos sino de poner en camino cuestiones operativas que nos hagan más ágil el sistema.

-Fabián Monzón, el dirigente de UPCN que fuera condenado por la Justicia ¿sigue en el directorio del IOSPER? Entiendo que solamente el gobernador Gustavo Bordet podría desplazarlo. O sea, ustedes no tienen tales facultades.

-Sí, hasta ahora sí, sigue siendo el director del personal activo de la administración pública. Yo no pongo ni saco directores.

-Hay muchas quejas de los televidentes sobre las demoras de turnos. Pacientes con medicación crónica con demora de 15 días para autorizarla por lo cual tienen que comprarlas.

-No es así, puede haber situaciones particulares que hay que analizar. La política que uno ha tomado es darle respuesta y en el transcurso de 15 a 20 días se están dando los medicamentos. Aquellas cuestiones particulares que llegan como reclamo nosotros lo respondemos en forma inmediata. Porque puede ser que el Iosper lo haya autorizado y que la droguería no lo esté entregando, o no lo tenga, nosotros hacemos lo posible para que esa medicación no falte porque sabemos que hay gente que está haciendo tratamientos y los necesita. Es más, hemos contratado a partir de hoy a una oncóloga que nos permita tener mayor celeridad por lo menos en los inicios de tratamientos y en las renovaciones de tratamientos.

-¿Cuántas personas trabajan hoy en el Iosper?

-Hoy 862 personas.

-Y durante la pandemia estuvieron trabajando con el 30 o 35% del personaol % y funcionó medianamente. Si ahora se incorporan este 65% restante, el IOSPER debería tener un mayor nivel de excelencia, no?

-Debería ser más eficaz y eficiente, es lo que aspiramos. Muchos de los empleados que hemos solicitado que vuelvan a trabajar nos han presentado certificado médico y lo estamos mandando a la comisión médica de la provincia para poder determinar y que sean ellos que nos digan si la patología que denuncia el afiliado es convincente o no o si tiene que trabajar o quedarse en su casa.

-¿Cuántos juicios tiene el Iosper hoy por hoy?

-Tenemos un promedio de 60 por mes, son 60 amparos por mes, y esto tiene que ver con afiliación, medicamentos y discapacidad. Afiliación generalmente es cuando buscan la afiliación de un nieto, cosa que no corresponde a nuestro entender, porque la obra social es de los trabajadores; de medicamentos, tiene que ver muchas veces con el valor de la cobertura o medicamentos que son de usos con pasivos y que los afiliados los solicitan, nosotros decimos que no es pertinente esa droga para una patología determinada; y por discapacidad, lo que decía antes, solicitando en su gran mayoría la ampliación del valor que reconoce el Iosper.

-¿Hay situaciones de autoderivaciones a los grandes centros asistenciales porteños?

-Sí, nosotros tenemos tres situaciones que nos generan conflictos. Primero, el Iosper es una obra social provincial, algunos afiliados no lo entienden, y tenemos la ruta nacional 14, el puente Victoria-Rosario y el túnel. Eso habilita que muchos afiliados se autoderiven. Y no es lo mismo abonar una cirugía en el Favaloro que en el italiano o en el Fleni.

-¿Y cómo lo resuelve el Iosper? ¿Tiene que pagarlo sí o sí?

-Sí, tiene que pagarlo porque una vez que está el afiliado allá si no llego a habilitar la derivación, me incineran. Por mes, tendremos 15 o 20 casos. Tenemos muchas dificultades en Concordia con los que se autoderivan a Buenos Aires. Esa es la realidad. Mi molestia constante es que no entiendan que el Iosper es una obra social provincial. Que por supuesto nosotros quisiéramos poder brindar cobertura en la Nación, pero hay una cuestión que es fundamental: Entre Ríos tiene muy buena salud, muy buena tecnología, el problema es que no tiene plata. Nosotros tenemos prestaciones de primer nivel y lo pagamos con recursos del tercer mundo. Esto dificulta muchísimo. No es lo mismo una internación en el Güemes, en el Favaloro, en el Austral, que en el Fleni, en el Italiano, hay mucha diferencia.

Fuente: Cuestión de Fondo – Análisis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.